Las emociones: ¿Cuáles son positivas? ¿Cuáles negativas?

3 Replies

Emociones

En esta ocasión decidí escribir sobre las emociones. ¿Cuáles cree que son las emociones positivas?, ¿cuáles las negativas? Y ¿cuál de esos grupos cree que tiene más beneficios en su salud mental? La respuesta de esta última pregunta puede parecerle bastante obvia. Las emociones positivas, por supuesto, puede responder. Sin embargo hay algo que debe considerar cuando se trata de emociones.

¿Qué debe considerar?

Debe preguntarse: “¿hay emociones positivas y/o negativas?”, y luego analizar detenidamente. Es natural que queramos entender las emociones, y cuando queremos entender algo tendemos a etiquetarlo o clasificarlo. Él se comportó de determinada forma porque es bueno, ella dejó de comportarse de x manera porque era mala. O es bueno o malo. O es blanco o negro. Sin embargo, para entender las emociones debemos visualizarlas en una escala de grises, donde no haya un blanco o un negro que predomine.

En resumen, usted no debe responder a las preguntas en azul, porque no hay emociones positivas ni negativas. Han sido clasificadas de esta manera basado en cómo nos sentimos cuando determinada emoción surge. Nos sentimos de maravilla cuando estamos felices, percibimos el mundo con un brillo especial. En cambio cuando estamos tristes, pareciera que nuestra realidad estuviera teñida en colores apagados; no nos causa bienestar, todo lo contrario. Y es a partir de ese juicio que se catalogan así. Pero usted debe saber que esto puede enviar un mensaje totalmente erróneo.

¿Alguna vez que usted se sintió triste, alguien le dijo que lo olvidara, que viera el lado bueno de las cosas? ¿Qué mensaje le está enviando al decirle eso? Que usted no debe tener esa emoción, porque es mala.

Le pondré otro ejemplo, imagine a un pequeño que acaba de perder a su mascota, evidentemente se sentirá muy triste. Puede que llore, o que simplemente deje de jugar por un tiempo. Este estado de ánimo puede preocupar a los adultos a su alrededor, y éstos pueden pedirle que no esté triste. Lo cual no quiere decir que los adultos sean mal intencionados; solo intentan ayudar. No obstante, manda un mensaje erróneo que sentirse así no está bien, y que por tanto no debe permitirse sentir o expresar esa emoción. Entonces, viene la acción para “deshacerse” de la emoción: reprimiéndola.

Pero, ¿qué NO significa reprimir una emoción?

En esto quiero que preste mucha atención, reprimir una emoción no significa que ésta desaparecerá. No, la emoción seguirá ahí, aunque usted trate por todos sus medios de ignorarla. Es como cerrar los ojos y pretender que las cosas a su alrededor no existen; no las verá porque tiene los ojos cerrados, pero no significa que las cosas que lo rodean dejan de existir. Lo mismo sucede con las emociones.

Simplemente no puede evadirlas, porque cada una de ellas tiene una función que ayuda a nuestra supervivencia cómo seres humanos.

¿Cuáles son esas funciones?

La tristeza. Sí, esa emoción de la que tanto huimos, tiene una función crucial en nuestras vidas. La tristeza se relaciona a las pérdidas que sufrimos a lo largo de nuestra vida. Pérdida de un ser cercano, un trabajo, un objeto, etc. A través de la tristeza, vivimos un duelo. Y gracias a ella podemos parar un momento para reflexionar qué haremos para seguir adelante.

El enojo. Otra de esas emociones que catalogan como negativas, pero que si se pone a pensar mejor, nos ayuda a establecer límites, a defendernos. En pocas palabras, el enojo, le dice: protege tu espacio, defiéndelo. Solo imagine, ¿cómo sería su vida si no se enojara?

Y el miedo. Una de las emociones que más malestar causa, pero que es necesaria para ponernos alerta ante situaciones realmente amenazantes y de las que tenemos que huir.  ¿Qué seríamos sin el miedo? Probablemente no identificaríamos los peligros.

Ahora, ¿qué pasaría si las reprime?

Pierde el control sobre ellas, y es aquí cuando surge el conflicto. El no manejar las emociones adecuadamente puede incidir a que la tristeza se vuelva en un estado depresivo, el miedo en ansiedad y el enojo en ataques de ira.

Por lo tanto, cuando se sienta triste, enojado o temeroso. No las ignore. Acepte sus emociones. Sé que hay muchos libros, autores y programas de televisión que presentan la felicidad como un estado ideal anímico, pero es necesario que sepa que a lo largo de nuestras vidas nos enfrentaremos ante diversas situaciones, y serán necesarias las emociones mal llamadas negativas para sobrellevarlas. No se necesita solo de positivismo para ser una persona funcional.

Así que, no se reprima, sienta y exprese cuando se sienta enojado, triste o con miedo. No solo le ayudará a controlarse y enfrentar diferentes eventos en su vida, sino también le ayudará a conocerse a sí mismo.

Si quiere aprender más sobre este tema, le recomiendo la película de Disney “Intensamente”. Es un buen ejemplo que nos muestra la importancia de cada una de nuestras emociones.

Y termino con la siguiente frase:

«La palabra “felicidad” perdería su sentido si no se equilibra con tristeza»

G. Jung

3 comments

  1. Carolina

    Muy Lindo análisis de las emociones. Por ende el estar sol@ no es malo es un tiempo para reflexionar de tus emociones y saber que harás en tu vida.
    La felicito Licencia Abigail Rivera por su aporte y enriquecimiento a la población.

  2. Carolina

    Muy Lindo análisis de las emociones. Por ende el estar sol@ no es malo es un tiempo para reflexionar de tus emociones y saber que harás en tu vida.
    La felicito Licencia Abigail Rivera por su aporte y enriquecimiento a la población.

Responder a Jo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *