Hablando de Salud Mental con los niños

Comentarios

Emociones Niñez Paternidad Problemas Sociales

Hoy se celebra el Día Internacional de la Salud Mental. Y la Organización Mundial de la Salud ha decidido este año en promover este tema en la población que puede generar un cambio futuro en nuestra sociedad: los niños y adolescentes. ¿Salud Mental en los niños y adolescentes? ¿Es posible que un niño o alguien bastante joven tenga ya problemas de Salud Mental? Si apenas están empezando a vivir, es lo que se puede escuchar de parte de los adultos. Sin embargo, como una salud física, todos poseemos una salud mental, y como la primera, está presente en todas las etapas de nuestra vida.

Es probable que este sesgo informativo tenga raíces en las generaciones pasadas, ya que la mente tendía a relacionarse con el alma o el espíritu. De hecho, se dará cuenta que hace muchos siglos la forma de curar los problemas de Salud Mental se llevaba a cabo por un proceso llamado trepanación, en el que le realizaban un agujero en el cráneo a la persona con la esperanza de que aquello que estaba afectando su alma saliera a través del hoyo.

Y como el espíritu del hombre se corrompía en la adultez, era poco probable que la gente creyera que estos mismos problemas afectaran a los niños, puesto que eran vistos como una especie de lienzo en blanco, que solo con el paso del tiempo podían llegar a tener dañado su espíritu con el pecado.

Ha sido un largo proceso de descubrimientos, pasaron siglos para finalmente comprender que la psique no está asociada a algo mítico, para comprender que la mente y el cuerpo no son dos partes indistintas, que en realidad son dos piezas que dependen una de la otra. Si el cuerpo está enfermo, inevitablemente habrá un cambio, aunque sea mínimamente en la mente. Y si la mente está enferma también habrá un cambio en el cuerpo. Como decía un profesor “cuando el alma duele, los órganos lloran”.

Lastimosamente, a pesar de todas las investigaciones la desinformación sigue presente. No es tan fácil deshacernos de una herencia de creencias que lleva años traspasándose de generación en generación.

Entonces, habiendo mencionado brevemente una de las razones del porqué se sigue manejando un mal concepto de Salud Mental, ¿qué es la Salud Mental?

Es un estado de bienestar que nos permite darnos cuentas de nuestras propias capacidades, relacionarnos con otros y ser funcionales en nuestra sociedad. Y ese bienestar está determinado por la forma en qué pensamos, nos sentimos y actuamos.

¿Qué factores inciden en nuestra Salud Mental?

-Biológicos. Puede haber problemas de salud mental que tenga un origen genético, por un mal funcionamiento en la química del sistema nervioso, una lesión o accidente cerebrovascular.

-Psicosociales. Por experiencias traumáticas o de abuso.

-Consumo de sustancias.

Ahora sí, al tema del artículo.

¿Cómo y por qué hablar con un niño de la Salud Mental?

Primero, y quizá lo más importante que debemos tomar en cuenta es dejar atrás los mitos que pueden obstaculizar en lugar de ayudar a comunicarnos con los niños.

-Para los niños todo es alegría, ellos no entienden nada de la vida. A ellos nada los afecta, no comprenden ¿qué van a saber del mundo ellos? Error. Y de los más grandes. Sí, está en un proceso de desarrollo y crecimiento, puede que en ciertas etapas de la niñez sus objetivos estén centrados en el juego y descubrir el mundo, pero ser niño no lo hace inmune a las circunstancias o problemas de su entorno.

La Salud Mental no es algo que se adquiere con la edad.

Dar por sentado que un niño no podría tener un problema de salud mental solo porque es niño, es como dar por sentado que no puede enfermarse físicamente solo porque aún no tiene la edad para hacerlo.

-Los niños no van a entender de qué se les está hablando. Lo comprenderán si usted decide hablar sobre ello de una forma simple y sencilla. Trate de evitar usar lenguaje que usaría con otro adulto. Es más, lo más recomendable es explicar estos temas a través del juego, dibujo o pintura. Actividades que sean atractivas para el niño.

Durante la infancia el ser humano está aprendiendo de su familia y de sí mismo, está empezando a construir su propio sistema de creencias, a manejar sus emociones y a entender las consecuencias de sus acciones. Por tanto, hablar de Salud Mental con los niños es crucial, estaríamos guiándolos a entenderse mejor a sí mismos y a abrirse a hablar cuando sientan la necesidad de comunicar que no se sienten bien por x motivo.

Es el tipo de población que más necesita conocer qué es la Salud Mental. Conocer que, así como tenemos una salud física también tenemos una salud que involucra nuestros pensamientos, emociones y acciones. De esta forma entenderán que el cuerpo va a reaccionar si siente de determinada manera, (por ejem., si siente miedo, va a sentir que las manos le sudan, el corazón latirá rápido). Si comprende que el cuerpo está conectado con la mente, podrá ser más responsable de sus acciones.

¿Qué va a explicarle para que el niño comprenda qué es la salud mental?

1-¿Cuáles son las emociones?

Esta parte puede llegar a ser la más sencilla gracias al material disponible. Hasta hay películas que pueden ayudarle a explicar esta parte. Intensamente es una opción muy buena y entretenida para los niños.

Si no tiene la película. Podría recurrir al dibujo e incentivar al niño a que dibuje cierta cara de cierta emoción. O incluso a la creación de títeres. Pero lo importante es que los niños identifiquen que todos tenemos emociones y que cada una de ellas es funcional en nuestras vidas, sin hacer distinción entre emociones buenas y malas.

La alegría por supuesto genera bienestar, pero el enojo nos ayuda a reaccionar ante situaciones que atentan con nuestra seguridad, la tristeza nos ayuda a superar pérdidas, el desagrado a no aceptar algo que no nos gusta, el miedo a alejarnos de situaciones que pueden poner en riesgo nuestras vidas.

2-A hablar cuando se sienta mal.

3-Distinguir las personas de confianza con las que puede hablar al respecto.

Alguien que escuche atentamente y no le pida nunca guardar secretos. Puede ser un padre de familia, pero ya que el niño no se encuentra todo el tiempo con su familia, un profesor, entrenador, doctor o enfermera podría llegar a ser una persona de confianza.

4-A desahogarse a través de una actividad.

Si no hay una persona con la que pueda hablar en el momento, realizar actividades para desahogarse puede ser muy útil. Rompiendo papel, aprendiendo técnicas de relajación, coloreando una página hasta no dejar espacios.

Tips para hablar con el niño.

Busque un lugar que sea apropiado, donde no haya distracciones.

Siéntese al nivel del niño, de manera que no haya una distancia considerable entre el niño y usted. Así el niño lo verá como un igual, accesible, y no como una figura de autoridad gigante.

Escuche atentamente y sea paciente.

Tome con seriedad lo que el niño le diga. No minimice o se burle por algo que el niño le diga, para usted puede que no sea tan serio, pero para él sí.

No se anteponga a regañar o corregir, solo escuche.


Y con esto finalizo, y dejo adjunto un video en la página de facebook que puede servirle de mucho.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *