La masturbación en la infancia

Comentarios

Niñez Paternidad

El simple hecho de juntar la palabra masturbación con infancia, puede que genere en los padres cierta preocupación o sorpresa porque por lo general, se tiende a asociar esta palabra con la fase de desarrollo de la adolescencia. Y, si se da el caso de encontrar a su hijo pequeño masturbándose, puede que usted reaccione enojado, impactado y lo que mencioné anteriormente, con preocupación.

Entonces, ¿qué debe saber sobre la mastubración infantil?

1-En primer lugar, ¿qué es? Y ¿por qué se hace?

La masturbación es un acto normal de descubrimiento y autoexploración. El niño por naturaleza es curioso, desde que nace está en la constante búsqueda y descubrimiento tanto de su cuerpo, como de lo que hay alrededor de él. En las etapas más tempranas, cuando todavía es un bebé, como auto exploración el niño puede llevarse a la boca los pies, las manitas o lo que tenga a su alrededor. Lo mismo sucede con la masturbación.

Los órganos genitales son una zona muy sensible y el niño descubre tras tocarse o rozarse que le genera placer. Porque los niños también son seres sexuados, y aquí puede surgir una confusión. Cuando se habla que los niños también son sexuados, no significa que ellos ya sepan qué es el acto sexual en sí, o que son morbosos, pícaros, etc. Significa que también sienten placer ante el contacto con sus zonas erógenas.

Pero es necesario aclarar que, no necesariamente todos los niños van a pasar por esta fase de autoexploración. El desarrollo va a variar por cada niño, porque cada niño crece en condiciones únicas. Por lo tanto, no quiere decir que por regla el niño va a masturbarse para conocer su cuerpo. Algunos lo harán, otros no.

2- La edad en que se puede presentar esta conducta.

De entre los 2 a los 10 años.

3- Cómo reaccionar.

Por lo general, cuando un padre se encuentra a su niño masturbándose, lo primero que se le viene a la cabeza es decirle «no haga eso, niño sucio», «no se toque porque eso está sucio», o terminan pegándole.

¿Qué mensaje está enviando al decirle que no se toque porque eso es sucio, o al pegarle? Que sus genitales están sucios, que la sexualidad es algo sucio. Le está transmitiendo sutilmente que la sexualidad es algo de lo que debemos avergonzarnos o de lo que no se debe hablar nunca.

Y puede que surja la pregunta: entonces, ¿qué se debe de hacer en esos casos?

Comunicarse. Ya escribí en artículos anteriores que la comunicación es esencial para establecer un vínculo afectivo-familiar sano. El mostrarse receptivo, sin juzgar al niño, va a bridarle esa apertura para que el niño se comunique con usted.

Una de las mejores formas para comunicarse con el niño, puede ser a través del juego. No tiene que sentarse y darle una larga explicación de cómo funciona la sexualidad, porque el niño no le va a prestar atención.

Lo esencial es que busque una forma para interactuar con él y enseñarle que la masturbación es un acto íntimo y que debe hacerse en privado.

4- Cuándo debe preocuparse.

Cuando después de haber hablado con el niño, éste se masturbe en público y lo haga repetitivamente. Y además vaya acompañado de otros síntomas como: pérdida de sueño y/o apetito, cambio de comportamiento, retraimiento, irritabilidad, llora con facilidad, o tiene miedo estar cerca de x persona.


Así que, si usted se encuentra en esta situación, maneje la situación con calma y disposición a orientar a su hijo, en lugar de evadir el tema o tratar de eliminarlo. Porque entonces su niño puede buscar información de fuentes que no sean fidedignas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *