Cuentos que ayudan a prevenir el abuso sexual infantil

Comentarios

Ya he escrito en ocasiones anteriores cuán difícil puede resultar para un adulto hablar de sexualidad con un niño pequeño. La educación sexual, aún hoy en día es un tema difícil de digerir si se trata de abordarla con niños, porque se tiene la creencia que hablar sobre ello va a dañar la inocencia de los pequeños. Sin embargo, si analizamos con más detenimiento qué implica educar sobre la propia sexualidad, nos daremos cuenta que va más allá de explicar, por ejemplo, el acto sexual en sí mismo.

La educación sexual incluye conocer el propio cuerpo, cuáles son las partes privadas, cuáles son sus nombres (sin llamarlos de otra forma) y cuáles son aquellos comportamientos que pueden considerarse como abuso sexual. Por lo tanto abordar la educación sexual no se vuelve algo opcional, sino necesario. Educar no es equivalente a tener una larga conversación cuando se hace con niños; lo más recomendable es hacerlo a través del juego u otra forma que resulte interesante para el niño.

Y es por eso que en esta ocasión decidí compartir algunos cuentos que pueden ayudarle, que con su presentación ilustrada puede resultar un buen recurso didáctico para educar.

Ojos Verdes

Dirigido a: niños y niña de 6 a 12 años

Autores: Luisa Fernanda Yágüez Ariza y Sara Arteaga Gormaz lustraciones: Lucía Lupiañez Alpuente

“Cuenta la historia sobre un niño y su vecino adulto, y la relación secreta que mantienen”

Todo comienza cuando Alex, el niño, va a buscar su pelota perdida y llega a una gran casa con un jardín muy bonito y se encuentra con Max, el entrenador de básquetbol del colegio, el cual resulta ser su vecino. Max le ofrece enseñarle cómo cuidar de un jardín, siempre y cuando sea un secreto. Y, al ser un conocido, Alex no ve riesgo alguno en esto y se somete a esta relación que termina en abuso. Por lo tanto, el libro enseña que no se puede mantener secretos con adultos, aunque sean personas conocidas.

Para acceder al cuento puede dar clic aquí

Kiko y la mano

“Kiko y la mano” es, en realidad, parte del material para la prevención del abuso infantil creado por el Consejo de Europa, que contiene:

-La guía.

-El cuento.

-El video.

“En el libro, existen dos personajes principales: Kiko y una mano. A lo largo de la historia se suceden distintas situaciones en las que Kiko va mostrando los límites en su relación con la mano”

 

 

Estela grita muy fuerte

Dirigido a: partir de 6 años.

“Este libro busca entregar a los niños una herramienta para enseñarles a hacerse respetar, para prevenir así tanto el maltrato como el abuso infantil. “Una excusa para que niños y niñas, y mayores, entablen un diálogo sobre el derecho de cualquier persona a decir no ante situaciones que nos disgustan o hacen daño”, señala Isabel Olid, autora del cuento

La autora junto a la Asociación de Red de Ayuda a Niños Abusados, en colaboración con la Editorial Fineo, elaboraron un “Programa de prevención de maltrato y abuso sexual infantil para acompañar el mensaje del cuento, mediante herramientas didácticas” que permite que los niños se reconozcan en situaciones de maltrato y abuso y sepan cómo reaccionar.

“El libro muestra a la protagonista Estela, una niña pequeña, en dos escenarios diferentes que involucran maltrato o abuso con personas cercanas: el primero es sobre maltrato físico con su mejor amiga del colegio y el segundo sobre abuso sexual con un tío“.

Para leerlo puede dar clic aquí, y si quiere ver el video, se lo comparto a continuación:

Ni un besito a la fuerza

Autora: Marion Mebes

Ilustradora: Lydia Sandrok

Fue escrito con el objetivo de enseñar a los a decir “No” a “muestras de afecto” no queridas y lo sabe complementar bien con el contenido preventivo respecto al abuso sexual.

Las Autoras también crearon otro cuento titulado “ni una caricia a la fuerza”, para hacer mayor énfasis en aquellos contactos, que muchas veces los padres tienden a exigir, como lo es el dar un abrazo, cuando el niño no quiere.

Esto ayuda a que el niño sepa identificar las sensaciones incómodas de las que sí son aceptables para él.

Si quiere leer el cuento puede dar clic aquí

 

 

 

 

Y me quedo hasta acá, con el material proporcionado. Si usted quiere leer más al respecto, puede leer los artículos relacionados que ya escribí con anterioridad.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *