El Maltrato Infantil

Comentarios

Niñez
Foto por Emerson Peña

Hoy, 25 de abril, se conmemora el Día internacional de la lucha contra el maltrato infantil, fecha que fue establecida para concienciar a la gente de cuán importante es respetar los derechos de los niños, y asimismo de las repercusiones que trae consigo el maltrato hacia los infantes.

El maltrato infantil es un problema mundial, y en nuestro país, que se caracteriza por ser tan violento, los niños están viéndose gravemente afectados. Si ha leído las noticias de los últimos dos meses, se habrá enterado de un hombre que golpeó a su hijastro de 3 años hasta desgarrarle el hígado; de un ex agente de la PNC que abusó sexualmente de sus hijas porque se creía con el derecho de hacerlo solo por sostenerlas económicamente; de la maestra que obligaba a su hijastra a ingerir alimentos infectados con heces de perro; y de un padre familia que abusó de sus hijos, una niña de 14 años y un niño de 6.

Por supuesto que este tipo de acontecimientos indigna a la población, usted puede notarlo al leer la sección de comentarios de este tipo de noticias. Algunos comentan que les duele que los niños pasen por este tipo de abusos. Otros, escriben dejando entrever su furia hacia los agresores. Sin embargo, hace falta algo más que indignación y furia para combatir al maltrato infantil. Tomar conciencia y ser más activo, posiblemente no erradique el problema, pero contribuya un poco a prevenir más casos de esta índole.

Debe estarse preguntando, ¿de qué forma puedo ser más activo para prevenirlo? Y la respuesta es: deje de preocuparse, ocúpese. Y lo primero en lo que podría ocuparse es en buscar información.

¿Qué debe saber sobre el maltrato infantil?

-El Maltrato infantil se entiende como toda acción u omisión intencional que provoca daño físico o psicológico en niños y adolescentes, practicada por adultos próximos. Los tipos de maltrato pueden ser: físico (quemaduras, golpes, pellizcos, fracturas, etc.), psicológico (cualquier expresión que provoque en el niño sentimientos de descalificación o humillación), negligencia (no protección del niño ante eventuales riesgos y la no atención de sus necesidades básicas), sexual (tocamientos indebidos, violación).

-Otra forma de abuso es someter a los niños a presenciar maltrato o abuso sexual hacia terceros.

– Cualquiera puede ser agresor, sin importar su posición socioeconómica, religión o género. Y aplica lo mismo para la víctima, cualquier puede ser una víctima.

-No justifique el abuso. Nada justifica que un adulto abuse de un niño.

-Evite juzgar al niño afectado.

-Para los niños puede resultar muy difícil expresar si están siendo agredidos. En primer lugar, los más pequeños, se expresan de forma diferente a como lo hacemos los adultos, no lo expresan verbalmente, pero pueden presentar cambios drásticos en su comportamiento y salud. Pueden mostrarse irritables, tener pesadillas, presentar enuresis, perder peso, retraerse y aislarse.

Es importante que se comience a hablar, a educar sobre el abuso infantil. Probablemente crea que este problema solo les compete a los niños afectados y a sus familias. Pero no es así. Este tipo de problemas podrían ser menos frecuente en nuestro país si dejáramos la actitud conformista de qué podemos hacer si la situación en el país ya es así de violenta. Podríamos prevenir más situaciones así si no delegáramos la responsabilidad a otros y comenzáramos a tener un papel más activo en la prevención de la violencia,  sobre todo con aquella que afecta a los niños.

¿De qué otra forma podría contribuir a disminuir este problema, además de informarse sobre el tema? Informando a los demás. Si cree que la información proporcionada en el artículo es insuficiente, puede buscar en sitios web que desarrollen más sobre el tema. No se quede sentado frente a su ordenador, quejándose en Facebook o cualquier otra red social, busque e informe, porque siempre hay alguien que no sabe lo suficiente o nada sobre el tema.

Hable con sus familiares, con sus vecinos, amigos, conocidos. Todos conocemos a alguien que tiene a su cuidado niños pequeños. No sienta vergüenza de hablar sobre el abuso infantil con la gente, romper esa barrera de la vergüenza también puede formarnos como una sociedad más empática y sensible ante las violentas circunstancias en que nos encontramos.

Y para finalizar, dejo el número de teléfono que la Fiscalía General de la República pone a disposición en su sitio web: 2523-7000. Si sabe de algún caso, no dude en denunciarlo. Recuerde, cada uno de nosotros somos responsable de lo que acontece en la sociedad de la que formamos parte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *